Conociendo un restaurante nuevo por primera vez

20170120_20230320170120_20232520170120_20233520170120_20281420170120_20282520170120_20465320170120_20522620170120_20563020170120_20591420170120_21373720170120_220346Muchas veces nos cuesta ir a un restaurante por primera vez por el miedo de que no sea lo que esperamos, normalmente vamos por las recomendaciones de amigos o por las calificaciones que tengan en las redes.

El Viernes por la tarde después del trabajo venía con un compañero hablando sobre el sushi, acerca de lo rico que es y que deberíamos ir, en el camino nos pusimos a buscar opciones, promociones y lugares cerca de donde vivimos; quedamos en ir a comer pero no sabíamos a donde; ya en mi casa con mi esposa mientras nos estábamos alistando de todas las opciones que vimos opte por “SushiKAMPAI” en Escazú, pasamos por mi compañero y nos fuimos a las 8pm.

Ya en el lugar vi que no estaba lleno  y eso me preocupo, ¿pensé será que no es muy bueno el sabor? ¿ o que la promoción anunciada era mala?; entramos y habían unas cuantas personas sentadas en la barra en frente a los dos Itamae (quienes preparan el sushi) y como dos parejas más en todo el lugar, el si la decoración del lugar era muy bonita, muy limpio y agradable, nos atendieron y de bebidas pedimos una copa de vino blanco, un refresco natural y una cerveza, y para comer 46 rollitos de sushi (California tempura, Philadelphia maki, Mature maki, California special y Makimono).

No tardaron mucho para traer la orden; lo importante: eran agradables a la vista, la decoración excelente, el tamaño son pequeños, un tamaño standar y el sabor, ahí fue donde quede totalmente satisfecho, muy muy buenos todos, el tempura super rico, el de maduro excelente, el de atún perfecto, muy frescos y la consistencia ideal para que no se desarmaran al tomarlos con los palitos, en fin el sabor comparado a muchos que he probado lo supera, muy satisfecho.

Llega Jefferson, uno de los meseros que nos atendió muy amable para ver si todo estaba bien y de jartón me pedí otra orden, al final fueron 92 piezas para 3 personas, demasiado pero  lo logramos a duras cuestas; luego Jefferson nos da un postre para cada uno, un helado bañado en chocolate de cortesía, demasiado bueno el detalle por lo que esto hizo que cerrara la cena con el broche de oro.

Esteban uno de los chefs junto con todo el equipo nos hicieron pasar un rato agradable con muy buena comida.

Espero que puedan visitar este lugar y animarse a ir a sitios que por más pequeños se vean siempre pueden encontrar sorpresas de calidad.

Saludos!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s